Ouishare, la mayor organización mundial de economía colaborativa, nos galardonó en su Festival de Startups organizado en Barcelona el pasado mes de octubre. Acudimos encantados de compartir experiencias con otros emprendedores, conocer la opinión de expertos sobre nuestro proyecto y participar en un evento al que acudieron 600 personas (el doble que la pasada edición).

En un ambiente de entusiasmo que contagiaba nos recibió Pako Bautista, conector de Ouishare y uno de los nombres más reconocidos del ecosistema colaborativo en nuestro país. Ejerció de perfecto anfitrión durante las dos jornadas en las que asistimos a la “aceleración” de Teranga GO! Porque este mundo también tiene su propia jerga: pitch, aceleración, incubadoras, rondas de financiación, pacto de socios, mentoring, etc… Por supuesto, la comida fue vegana. En todo momento la organización hizo lo posible por transmitir imagen de positivismo y buen rollismo, aunque en el tú a tú los emprendedores tuvieran que lidiar con miradas que llegaban de arriba abajo, desconfiadas, o con muros de frialdad ante las cifras demasiado pequeñas para la escabilidad del negocio planteado.

Para nosotros hubo tres momentos top de nuestra experiencia en el Ouishare Fest. Lo mejor, las dos horas que Ferrán Adriá nos dedicó a una veintena de personas en su flamante Elbulli Lab. Dicen que los genios tienen un brillo especial y así fue cómo vivimos su encuentro con él.
La conversación con Ariadna, miembro del equipo de creatividad de Ferrán Adriá, fue otro de los momentazos que nos llevamos en la mochila. Por su discurso, por sus gestos, por su brillantez. Sin duda, una persona a seguir a través de Mrs. Kaplan.
En este podium de maestros no podía faltar Jordi, de Sharing Academy. Espectacular este joven experto en crear pitch ganadores.

De regreso a Granada, tenemos mucho más claro el camino inmediato que debemos seguir. No es otro que mantener la línea que nos empujó a arrancar esta aventura: posibilitar viajes colaborativos entre África y Europa. Colaborativos primero para compartir gastos, experiencias y cultura. Colaborativos también porque permitirá respaldar proyectos de migrantes (migrantes sin etiquetas). Y porque siempre, siempre y todos, terminamos llegando a donde nos esperan.