Con Al-Bakri hasta la Luna

Home/Blog/Con Al-Bakri hasta la Luna

Con Al-Bakri hasta la Luna

Algunas casualidades surgen preñadas de concatenaciones. O serendipias. Serendipia es un hallazgo inesperado que se produce cuando se está buscando otra cosa distinta.

Como sabéis, en Teranga GO! tenemos un lema: “Siempre acabamos llegando a dónde nos esperan”. Es una frase que se recoge en el “Libro de los itinerarios”. Cuando la leímos por primera vez nos encantó. Encajaba tan bien con nuestro proyecto y filosofía que la adoptamos como una criatura propia.

Pero, ¿de qué trata el “Libro de los itinerarios? ¿Quién fue su Autor? ¿De cuándo data? Empezamos a investigar. Y las serendipias comenzaron a sucederse, descubriéndonos sorpresas cada vez más mayúsculas.

Resulta que el autor de esa publicación es Al-Bakri, un intelectual de Al Ándalus. Según recoge la Wikipedia, Abū ‘Ubayd al-Bakrī Hwa ‘Abd Allāh Ibn ‘Abd ‘Azīz Ibn Muhammad al-Bakrī (1014–1094) fue geógrafo, botánico e historiador hispanoárabe. Nació en Huelva, hijo del gobernador de la provincia. Al-Bakrī pasó toda su vida en Al-Ándalus, en Córdoba, Almería y Sevilla, y nunca visitó los lugares sobre los cuales escribió.

libro

Al-Bakri escribió sobre Europa, África del Norte y la península de Arabia. Sus primeros trabajos fueron “Kitāb al-Masālik wa’l-Mamālik” (“El Libro de Itinerarios y los Reinos”) y “Mu’Jam”. El primero fue compuesto en 1068, basado en la literatura y los informes de comerciantes y viajeros, incluidos Yusuf al-Warraq y Ibrahim Ibn Jaqub. Sus trabajos se destacan por la objetividad que presenta. Para cada uno de los lugares, describe a las personas, sus costumbres, así como la geografía, el clima, la botánica y las ciudades principales. También presenta varias anécdotas sobre cada lugar. Grandes fragmentos de su trabajo se han perdido.

Si no fuera poco que el autor del lema fuera un antepasado andaluz, región donde nace nuestro proyecto, lean la siguiente serendipia: Su “Libro de los Itinerarios y de los Reinos” es una impresionante obra recopilatoria sobre la expansión almorávide en el Magreb, por lo que aporta datos de incuestionable valor histórico y etnográfico sobre los pueblos del sur del Sahara y de las orillas del río Senegal, en torno al año 1040.

Y ya, el remate: Al Bakri profesaba un gran cariño a los libros. Tenía la costumbre de envolverlos en seda, como muestra del afecto que le merecían. ¿Os recuerda algo a la destreza de Augustin Ndour?

Lo último: En 1976 se decidió en su honor llamarle “Al-Bakri” a un cráter lunar localizado en el borde noroeste del Mare Tranquillitatis. Así que, ¿cómo no vamos a apuntar a la Luna cuando soñamos con el futuro de Teranga GO!?

By | 2016-11-19T18:55:10+00:00 febrero 9th, 2016|Blog|Comentarios desactivados en Con Al-Bakri hasta la Luna

About the Author: